#GràciesMou

Gràcies Mou per conseguir un palmarés tan extraordinari com és una lliga, una copa, una supercopa i tres semifinals de Champions League en tres anys. No passa res que siga el pijor balanç d’un entrenador que ha estat en eixe període al Reial Madrid, ets massa gran.

Gràcies Mou per ensenyar-nos que, a més dels campions i subcampions, ara es premien als semifinalistes.

Gràcies Mou per fer-mos entendre que no ens ha eliminat ni el Barça, ni el Bayern ni el Borussia. Ha sigut la mala sort. I perquè eixa sort i altres coses han fet que al desembre de 2012 ens dedicarem a veure bàsquet. I hem eixit guanyant.

Gràcies Mou per fer-mos aprendre uns noms en els que mai ens haviem fixat: Stark, De Bleecker, Ovrebo, Bussaca…

Gràcies Mou per unir tant a una plantilla. Tots a una, han anat front l’entrenador. I, també, gràcies per unir a la resta d’Espanya en alguna cosa: tots front Mourinho i el Madrid.

Gràcies Mou per la qüestió contrària: enfrontar a l’afició del Madrid.

Gràcies Mou per segestrar el club. I per demostrar al món que se pot entrenar sent un ventríloc i tenint una mascota.

Gràcies Mou per incidir en que el Madrid és una moda i el que importa és el Mourinhisme i no al contrari.

Gràcies Mou per fer visible les clares causes de les derrotes: està el calendari, els àrbrits, els viatges… i  sobretot la premsa, eixe factor decisiu que fa que les pilotes entren o no a la porteria.

Gràcies Mou per intentar fitxar a un rival que et fa quatre gols en una semifinal de Champions per al teu pròxim equip. I, gràcies per pensar tant en el club que portes a jugadors de la qualitat de Coentrao a preu de saldo: 30 quilos.

Gràcies Mou per recordar-nos que l’Atlètico ens pot guanyar. I més encara, que ho pot fer en una final, després de 14 anys i al Bernabéu.

Gràcies Mou per ensenyar-nos que Diego López és més segur que Casillas per alt. Ja ho deia Miranda.

Gràcies Mou per saber enfrontar-te a la plantilla, al cos tècnic, al filial, o el que és el mateix, Casillas, Ramos, Toril, Nacho, Cristiano… Ha sigut un tots contra tú i has aguantat com un campió. Quasi fins al final de l’últim partit. Només et va faltar mig horeta i la pròrroga.

Gràcies Mou per ensenyar-mos que això del “senyorio” o el fair-play són coses del passat. En esta societat tot val per triomfar. I triomfen tios com tu. Ara, es porta ficar el dit a l’ull, que Dudek faja els 60 metres lliços per provocar expulsions o que un no convocat baixe de la grada a la tangana.

Gràcies Mou per fer que a molts madridistes els done igual jugar una final de Copa. Feia molt que no ho veia.

I tot açò, ha portat a la millor decisió que has pres en estos tres anys. I, l’única que has meditat i has fet pensant en el club. No prorrogar esta agonia tres anys més i anar-te’n. Ésta és la millor notícia de la temporada. Gràcies Mou.

Advertisements

Unos Oscars cantados y políticamente correctos

La política se ha colado y ha protagonizado las principales películas de los Oscar. De una forma opuesta a lo ocurrido en los Goya hace una semana, en la que se reivindicó un cambio de político y se premio a films no “políticos”, la Academia ya apuntó la importancia de la conexión Hollywood y Washington con las nominaciones. “Argo” y “La noche más oscura”, “Lincoln” y “Django, desencadenado” son películas que abordan temáticas similares, pero desde ópticas distintas. Las dos primeras se centran en la investigación de la CIA en Oriente Medio y, las segundas se trasladan a mediados de siglo XIX para abordar una cuestión (casi) tabú en Estados Unidos, la esclavitud.

¿Quiénes han vencido en esta ocasión? 

candidatas

“La noche más oscura” resume la búsqueda de Bin Laden durante doce años. La película se centra en el avance de las investigaciones en el objetivo de cercar al líder de Al Qaeda, a través de las confesiones de personas cercanas a él. Narrada en un esquema de informe policial, la película deja claro que la búsqueda no fue sencilla. Desde casi el primer instante, se observan las torturas de los norteamericanos a sus presos y cómo se les premia cuando conceden pistas. A Kathryn Bigelow no le ha temblado el pulso y ha realizado un relato notable, contado de una forma cruda, basándose en conversaciones y documentos de la CIA, que llevaron al Senado incluso a investigar si se facilitó información para el film. El papel protagonista de esta película está encarnado por Jessica Chastain, que realiza una enorme interpretación. Sobre ella recae toda la presión de los presumibles fracasos en la investigación, las muertes, las pistas falsas… El plano final que refleja su soledad y en el que se ve como deja parte de su vida en Afganistán ponen la guinda a este pastel parido por la autora de la triunfadora “En Tierra Hostil”.

jessica-chastain--644x362

(Jessica Chastain)

En este mismo lado de la vía podemos situar a Spielberg. Este veterano director ha realizado una de sus obras más sombrías, buceando en los lodos de la política. Su film recrea la negociación de la cámara baja de Estados Unidos para abolir la esclavitud. Aquel gran paso para la nación costó muchos sobornos, pero gracias a ellos se escribió una de las páginas más importantes de la historia americana. Precisamente, esa dura negociación cara a cara con cada senador y distintos puestos de trabajo, propiedades, obsequios… son los que consiguieron acabar con la ignominia de la esclavitud. Este hecho se produjo en el contexto de la Guerra de Secesión y fue el as en la manga del decimosexto presidente para acabar con ella. El peso moral de las libertades humanas vertebra un relato lento, pero con un Daniel Day-Lewis que se come la pantalla en cada escena. Lincoln es un gran referente en la historia de la nación e, incluso Obama lo citó en su toma de posesión, para reivindicar la igualdad. 

Dos años antes de este hecho se ambienta “Django, desencadenado”. Una película en la que observamos la esclavitud durante todo el relato y la búsqueda de la libertad por parte del protagonista. El cazarecompensas sublime de Christoph Waltz excarcelará a Django y, juntos comenzarán un cambio hacia la venganza y el encuentro de la libertad. El film muestra las injusticias y la crueldad a la que se somete a los negros, pero al final todos acaban por derramar ríos de sangre. Durante todo el viaje, encontraremos todos los rasgos típicos del cine de Tarantino: momentos cómicos en situaciones tensas, gran dosis de intertextualidad, representación exagerada de la sangre, diálogos inteligentes… y una divertimento total durante 165 minutos.

Django

(Cazarrecompensas y su amigo fiel Django)

Y, de las películas mencionadas queda “Argo”. Seis trabajadores de la embajada americana logran huir del asalto de los ayatolás a la embajada y consiguen esconderse en la embajada canadiense. Desde Estados Unidos, la CIA se pone manos a la obra para buscar un plan de rescate y Tony Mendez, interpretado por Ben Affleck, decide montar el rodaje de una película de ciencia ficción, acudir a Irán y hacer pasar a los estadounidenses por miembros del equipo de rodaje. El film rinde homenaje al cine de ciencia ficción de los setenta y muestra una película dentro de esta película. Los personajes de Goodman y Arkin, como productores y directores de Hollywood, aportan los momentos cómicos y caricaturizan la industria hollywoodiense. Mientras que cuando Mendez vuelve a los pasillos de la CIA o comienza la operación, volvemos a un thriller político.

Homenaje a los musicales

La 85ª gala de los Oscar fue muy repartida y tuvo pocas sorpresas. Todo fue sobre lo previsto, hasta la puntualidad inglesa. El mayor interés se centraba en saber si la película y el director coincidían, fruto de la incomprensible no-nominación a Affleck. Cuando se escuchó el nombre de Ang Lee, todo el mundo pensó en la gran sorpresa que suponía premiar al cuento de esperanza, fe y triunfo que es la aventura de “La Vida de Pi”. Aunque, viendo el resto de nominados se entiende que estaba entre él o Spielberg. Por lo que respecta al reparto actoral, Daniel Day-Lewis, Christoph Waltz y Anne Hathaway cumplieron los pronósticos y Jennifer Lawrence demostró lo importante que es tener una cara y una figura bonitas y un buen padrino. Entre medio de los 24 premios, llegó el homenaje a los musicales, con algunos números excelentes, como la interpretación de Adele de “Skyfall” o el musical de “Los Miserables”. El homenaje a los 50 años de James Bond o Barbra Streisand recordando su “Tal cómo éramos” , fueron otras notas a subrayar.

MICHELLE OBAMA

(Michelle Obama)

Una de las pocas sorpresas de la gala de los Oscar llegó al final, cuando Jack Nicholson dio paso a Michelle Obama para presentar el ganador de la mejor película. Ahora, repito la pregunta inicial: ¿quién ganó? En efecto, no vimos a la primera dama pronunciar “Zero Dark Thirty”. Tampoco se esperaba. Happy End.ARGO

(Ben Affleck y el equipo de “Argo”)

PALMARÉS (Especial El Pais.com, con críticas, nominadas, ganadoras…)

And the Oscar goes to…

Ya estamos en el fin de semana de los Oscars. Todo está preparado en el otrora llamado teatro Kodak para conocer los grandes nombres fílmicos del año. Finaliza una gran carrera promocional de todas las películas para aumentar sus opciones de triunfo final. Y lo hace sin pistas en los principales premios: película y director. En una edición sorprendente y atípica por las extrañas nominaciones, hay algunos vencedores claros, pero muchas estatuillas en el aire.

nominados-oscar-2013-L-Y9MQeE

Esta es mi quiniela:

Mejores guiones: “Django desencadenado” y “El lado bueno de las cosas”

A tenor de las distintas ediciones, la Academia de Cine parece considerar a Quentin Tarantino un gran guionista, pero no un gran director. Oscar por el guión de “Pulp Fiction” y nominado en esta categoría por “Malditos Bastardos” y “Django desencadenado”, sin embargo sólo estuvo nominado a la dirección por la mítica película de John Travolta y Samuel L. Jackson. En esta edición puede sumar su segunda estatuilla, imponiéndose a “Amour” o “Monrise Kingdom”.
christoph-waltz-django-unchained(Christoph Waltz, en “Django desencadenado”)

Por lo que respecta al guión adaptado, la lucha parece aún más abierta y las cinco películas tienen opciones importantes de victoria. No obstante, por la teoría de la compensación, veo favorita a “El lado bueno de las cosas” (resto de nominadas “Argo”, “Bestias del Sur Salvaje”, “La Vida de Pi” y “Lincoln”). Hacía treinta años que una película no conseguía las siete nominaciones más importantes (película, director, actor principal y de reparto, actriz principal y de reparto y guión). La Academia se ha encaprichado de esta historia de amor entre bipolares, que siendo una película normalita, aspira a convertirse en la gran vencedora de la noche.
Image

(Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, en “El lado bueno de las cosas”)

Actores: Daniel Day-Lewis y Christoph Waltz

“Lincoln” es Daniel Day-Lewis. Impresionante su papel. Sus gestos, sus movimientos, su caracterización, su pausado habla, su mirada… todo en su interpretación es magnífico. Su tercer Oscar es uno de los más claros de la gala.

Sin embargo, en la categoría de actor secundario la competencia es mucho mayor. Christoph Waltz opta a su segundo Oscar con un nuevo trabajo con Tarantino.  El director estadounidense escribió el papel para él y, esos momentos cómicos en situaciones de tensión tan tarantinianos, los borda. El camino al lado de Django, en el que parecen por momentos dos hombres con el mismo destino, es genial. No obstante, muchas veces el peso de la historia es el que se acaba imponiendo. Robert de Niro hace 33 años que no consigue el Oscar. Tiene dos en su haber, pero desde aquel boxeador de “Toro Salvaje”, la Academia le ha nominado, pero le ha obviado en el palmarés definitivo. En “El lado bueno de las cosas” interpreta al padre de un bipolar y esta enfermedad psicológica parece apoderarse de si mismo durante toda la película.  Sus trastornos obsesivos compulsivos y su relación amor-odio con todo lo que le rodea, forman parte de la historia que complementa la vida del pesonaje de Bradley Cooper. No es su mejor papel, pero esta película ha encantado en Estados Unidos y las ocho nominaciones pueden resultar decisivas. El camino de serios aspirantes no se cierra ahí. Philip Seymour Hoffman vuelve a clavar su interpretación en “The Master” y Alan Arkin también está magnífico en “Argo”.

En definitiva, el Oscar para Day-Lewis está clarísimo, pero la categoría de reparto está muy abierta. Mi apuesta es Waltz, aunque parece que en los últimos días De Niro va ganando terreno.
Image( Anne Hathaway, Jessica Chanstain y Daniel Day-Lewis)

Actrices: Jessica Chanstain y Anne Hathaway

Situación similar a sus compatriotas masculinos. En esta ocasión, hasta tres candidatas mantienen todas las opciones para ganar la estatuilla a mejor actriz principal, mientras que el de reparto será para Hathaway.

Mi nombre es Jessica Chanstain. Me encanta “La noche más oscura” y el papel de esta investigadora de la CIA en la búsqueda de Bin Laden. Quién sabe si el sorprendente triunfo de Kathryn Bigelow en 2010 le habrá pasado factura en esta edición, pero tengo la sensación de que esta excelente película va a rascar muy poco en estos Oscars. La película se centra en toda una década de búsqueda del autor intelectual del mayor atentado de la historia. Chanstain encarna a la investigadora que seguirá todas las pistas hasta acercarse a la cúpula de Al Qaeda. Narrada con un esquema tipo de informe, la película se va dividiendo en los avances y retrocesos de la investigación. Chanstain lo es y lo sufre todo. Su rostro serio, su soledad, la dureza de los acontecimientos o la presión a la que está sometida, son un cóctel del que fluye una excelente interpretación. Otro papel que puede valer su peso en oro, es el de Emmanuelle Riva. El domingo cumple 86 años y, la mítica actriz de “Hiroshima Mon Amour” puede tocar con la gloria con el “Amour” de Haneke. Su triunfo en los BAFTA le sitúa cerca de la estela de Chanstain en su lucha por el máximo galardón. Esta es su primera nominación a un Oscar. El triángulo de favoritas lo cierra Jennifer Lawrence. En su segunda nominación, tras la obtenida hace dos años por “Winter’s Bone”, se sitúa cerca de las favoritas, después del triunfo en la categoría de comedia en los Globos de Oro y de que todo lo que huele a bipolar cotiza al alza.

De Hathaway, poco que decir. Su interpretación de “I dreamed a dream”, de Susan Boyle, es una maravilla y le va a valer el Oscar. Cuatro minutos en primer plano, destrozada, llorando su descenso a las cloacas de la vida y su alejamiento de la vida que soñó. Hay escenas que amortizan una entrada al cine y ésta lo es.385184_10151179452601791_257730773_n

(Películas nominadas en la categoría “Mejor Película” y nominaciones totales de cada una)

Director: Spielberg

Puede ser la categoría decisiva para conocer la película de 2012. La Academia decidirá si película y director coinciden o no. En la mayoría de ocasiones suelen hacerlo y esto decantaría la balanza hacía “Lincoln”, “La Vida de Pi” o “El lado bueno de las cosas”. Yo me decido por esta opción y, entre ellas, apuesto por la película de Spielberg. Ambientada en el momento de la abolición de la esclavitud en Estados Unidos, concretamente en la negociación política para conseguir dos tercera partes de la cámara de representantes, es una de las películas sombrías y pulcras del director de “ET”.

Película: Lincoln

Siguiendo el argumento esgrimido en el punto anterior, mi apuesta es “Lincoln”. Pero a las tres anteriores, habría que añadir “Argo”, en lo que considero que es una lucha entre las cuatro por conseguir los galardones más importantes. La película de Ben Affleck puede parecer favorita por sus incontestables triunfos en todos los premios de las últimas semanas, pero el hecho de no estar nominado el director le resta posibilidades. Si venciera, culminaría un camino perfecto, pero hay que recordar que sólo “Paseando a Miss Daisy” ha vencido el Oscar a mejor película sin tener al director nominado. “La Vida de Pi”, la más taquillera de todas y “El lado bueno de las cosas”, que ha enamorado a Estados Unidos, completan el póquer de favoritas.

argo-john-goodman-alan-arkin-ben-affleck

(Goodman, Arkin y Affleck ultiman el guión de “Argo”)

En definitiva, edición muy abierta y atípica. Que David O. Russell y Haneke (vencerá la categoría de película en habla no inglesa) estén nominados a mejor director, parece más bipolar que cualquiera de los protagonistas de la película del primero. Que no esté Affleck después de todos los premios conseguidos, constata el golpe que puede darle a la Academia… o el que ésta le puede estar reservando. Veremos quién dice aquello de “Argoderse!”. Que “El lado bueno de las cosas” consiga lo que no ha logrado nadie en 30 años, es de un histrionismo similar al de alguno de sus personajes. O que “La noche más oscura” se pueda ir de vacío revela el peso que, a veces, puede tener un exitoso pasado reciente. Pero así son los Oscars. Sea como fuere, el domingo estaremos atentos al típico “And the Oscar goes to…”.

Sandy, un espectáculo mediático que deshumaniza la tragedia

Image
(Foto Reuters. Haití después del paso de Sandy)

El relato de los medios de comunicación sobre el paso del huracán Sandy por el Caribe y la costa este de Estados Unidos debería hacer reflexionar a los profesionales del periodismo. Esta tormenta tropical se transformó en huracán y alcanzó Cuba, Haiti y otros países del Caribe, provocando decenas de muertes y daños que algunas de estas poblaciones pueden arrastrar durante un tiempo importante. Sin embargo, el huracán Sandy se ha convertido en un gran foco de atención mediática mundial, con su epicentro en Nueva York. El mundo entero ha estado expectante de la llegada del huracán, cámaras en directo 24 horas y, pocos deteniéndose en las consecuencias que ha provocado en otros puntos. El cubrimiento de la información y las redes sociales han mostrado esas riadas por el centro de Manhattan, los nubarrones sobre Times Square, fuertes vientos, la suspensión de la campaña electoral, el cierre de Wall Street o, incluso, numerosos fotomontajes de fenómenos apocalípticos o sobrenaturales típicos del cine.

Image
(Fotomontaje que ha circulado por la red)

Entrando al motor de búsquedas de Google Noticias, los datos hablan por sí solos. La búsqueda “Sandy Haiti” cuenta con unas 150.000 entradas en todo el mundo. Por contra, “Sandy Nueva York”, supera los 900.000.000. Es sólo un dato que demuestra el contraste entre el cubrimiento de la información en un punto u otro. Para los que no saben cómo ha afectado el paso del huracán por el Caribe, que es la mayoría de la población, decir que en Haiti se ha cobrado la vida de más de 50 personas (más otras 11 en Cuba), que muchos cultivos se han perdido, que miles de vecinos se han quedado sin vivienda, que se han dado nuevos casos de cólera y que podrían transmitirse enfermedades por la ingestión de agua contaminada. Especialmente preocupante es la situación del país que hace dos años sufrió el terrible terremoto. La pérdida de cultivos puede llevar a un incremento de los precios de los alimentos y, a la desnutrición de una parte de la población. Ya en los últimos meses esta problemática se estaba produciendo y ahora se puede agravar.

Dicen que lo que no aparece en los medios de comunicación no existe. Y, en éstos han ocupado más espacio informativo los fotomontajes del paso del huracán por Nueva York o en como los ciudadanos se toman con buen humor el paso de la tormenta, que el paso de este fenómeno por el Caribe. La única “zona catastrófica” es la de isla de Manhattan, el número de víctimas se contabiliza desde la entrada del huracán por la costa este o el único “campo de batalla” son esas grandes avenidas tan filmadas en el cine. Así, se ha configurado una imagen de Sandy más parecida a una película de Roland Emmerich que a una visión de la realidad. Una de las zonas de la costa este más afectadas por el paso de este huracán ha sido Nueva Jersey, como también han sufrido las consecuencias Pensilvania, Maryland o Virginia. Si volvemos a utilizar el parámetro de la medición de entradas en Google News, tendríamos 7 millones de resultados con las palabras “Sandy Nueva Jersey”. Una cifra irrisoria comparada con la de Nueva York.

Los medios aún estirarán el paso de Sandy, para ver sus efectos en la campaña electoral, cómo han sufrido los españoles que viven en la gran manzana, las pérdidas económicas o la vuelta a la normalidad. Porque el espectáculo hay que continuar alimentándolo y relatándolo en pequeñas dosis de periodismo palomitero. Las imágenes del huracán son impactantes, pero seguro que hay muchas historias humanas detrás de Sandy que aún lo son más. No es eso de convertir la tragedia en espectáculo. Es mojarse y mostrar algo con más interés que muchas de las imágenes vacías de contenido. Aunque no pegue a tantas personas delante del televisor como narrar el apocalipsis.

* Como diría Forges, “No te olvides de Haiti”.

Michael Haneke, perturbadoramente convincente

Michael Haneke ha vuelto a iluminar con el oro de Cannes su sombrío y aterrador universo. Porque el “Amour” del austriaco es pertubador, con la muerte como telón de fondo y reflexionando siempre sobre la sociedad y la condición humana. La crítica coincide en que su segundo triunfo en el festival más prestigioso del mundo le convierten en un cineasta imprescindible. Pero por encima de cualquier victoria está su talento. Porque Haneke se abrió al mundo encerrándose en sus “Funny Games” y una aparentemente sencilla historia. No fue premiada y ello no le resta ni un ápice de genialidad.


ENTREVISTA A HANEKE SOBRE FUNNY GAMES (PULSAR CC PARA SUBTÍTULOS)

El cine de Haneke nos enfrenta a situaciones cotidianas, de una forma simple y con un estilo narrativo inconfundible. Es capaz de inquietar al espectador en cada una de sus películas y, de hacerlo sugiriendo y siendo explícito. Porque parece que hay pocas cosas más desagradables que esos juegos divertidos de los que sabes que nunca podrás escapar -el mejor ejemplo es ver la escena del mando a distancia en el vídeo- o que una extraordinaria profesora de piano acabe automutilándose el clítores (La Pianista). Sin embargo, resulta extremadamente aterrador como nos muestra la autodestrucción de la pequeña burguesía, a causa de la monotonía de la vida y del sistema (El séptimo continente) o, simplemente, por la incomodidad de estar siendo observado y perseguido (Caché). O ese mundo rural de entreguerras en el que los niños se educan bajo un hermetismo que les obliga a mantener lo que es imposible: el blanco inmaculado símbolo de la pureza (La cinta Blanca). Ese odio que es capaz de establecer diferenciaciones inútiles y que desembocaría en el auge del fascismo.
“Vivimos en una parte del mundo muy industrializada y sólo conocemos la violencia personal por los medios de comunicación. Asistimos a una desrealización de la violencia” (Michael Haneke)
Las películas de Haneke reflexionan sobre la violencia, la maldad, la educación, la vida, la autodestrucción, la muerte, el dolor, la hipocresia de la sociedad… todo en el marco de las situaciones más cotidianas. Su cine conmueve, a la vez que ahoga, es retorcido, perverso y especialmente doloroso. Porque sus películas golpean y, esos puñetazos al estómago hace que se te queden grabadas, tanto en la retina como en la mente. Con pocos diálogos, largos planos-secuencia o ambientes oscuros, el austriaco siempre es capaz de crear un climax terrorífico. Además, es capaz de jugar con lo ausente y narrar situaciones de extrema dureza con aparente normalidad -como el asesinato del niño de “Funny Games” que el espectador no presencia y que nos cuenta un off mientras uno de los ejecutores se hace un bocadillo”-.
En definitiva, estamos ante un director complejo, que, incluso, pretende crear rechazo hacia sus películas. Un hecho que hace que muchos lo encasillen como un director sádico. Pero la gran mayoría de ellas se convierten en angustiosas y magistrales clases de cine. Y aún diría más, en repasos críticos sobre la sociedad en la que vivimos. Quién sabe si por ello, ha sido en estos años cuando ha convencido a la crítica.

Glamour y cine de “autor”

Image

Existe un cóctel sabroso cuya receta es la suma de una buena dosis de cine de “autor” y un chorro largo de glamour. En ese color rojo que se adentra hacia la Croisette desfila la creme de la creme del famoseo mundial. La fórmula se repite año tras año, para saciar a los cinéfilos ávidos de buen cine y de sus “autores” preferidos.

El Festival de Cannes es el brillo en esta Europa cada vez más oscura. Casualidad o no, el final del certamen coincidirá con otro acontecimiento a 50 kilómetros (GP Mónaco), en el que derrapan los billetes y se queman millones cada segundo. Dos formas de acaparar todas las miradas, pero que en cuyo alrededor se encuentra la sombra de la crisis que se ha extendido cual peste por el longevo continente. En esos otros lugares que no chafa la jet set, la población está sumida en una melancolía a lo Kirsten Dunst, que es aquella que mostraba con sus familiares y consigo misma en la última película del genio danés Lars von Trier. Un director que este año no estará en su cita por excelencia -bueno, físicamente ni éste ni los demás si no le retiran la declaración de non grato- y que ha cedido parte del protagonismo -a juzgar por las buenas críticas recibidas por La Caza– a su compatriota de los inicios del Dogma, Thomas Vinterberg.

Cannes es un gran escaparate para esbeltos cuerpos y bellos rostros, pero también para “autores” seguidos sólo por unos “frikis”. El mencionado danés, Haneke, Loach, Mungiu, Resnais, Cronemberg o Kiarostami, son algunos de los nombres que muchos de los pocos que aún disfrutan de las palomitas en el cine no conocerán. Supongo que por ello habrán conseguido la etiqueta de “autores”.

Cannes cambia año tras año, pero siempre guarda su espacio para este cóctel. Cierto es que se ha blockbusterizado con incomprensibles payasadas para este escenario, del estilo de Piratas del Caribe o Madagascar, pero sigue confiando en su esencia. Edición tras edición, nos muestra títulos que serán imprescindibles para el “frikismo” durante el año. Melancholia, El árbol de la vida o The Artist, fueron algunas de las aclamadas el pasado año. Incluso triunfaron en los Óscar, lo cual te hace dudar de quién se ha emborrachado más, si un tío que hace cine mudo en el siglo XXI o la Academia de Cine americana -sin entrar a valorar su merecimiento, sólo la apertura a cine diferente y no de la industria-. Falta poco para conocer la Palma de Oro. Yo de momento, voy a preparar mi bebida. Eso sí, le quitaré el ingrediente del glamour.

La semilla de l’èxit

La sencillesa i la humilitat són dos ingredients importants per aplegar a l’èxit en la vida. Recordo quan la selecció espanyola de bàsquet va aconseguir guanyar el seu primer mundial de la història. Molt es va escriure sobre la recepta de l’èxit i moltes teories parlaven de la importància de la “pocha”. Eixe joc de cartes que unia al vestidor fóra de la pista. Podria ser exagerat, però es va convertir en el símbol de la diversió. Totes les conyes entre uns i altres naixien d’una taula amb tapet. Tots els equips que triomfen solen tindre la seua baralla de cartes. Viuen i conviuen dins i fóra del terreny de joc i són capaços de transformar eixa relació interpersonal en una gran admiració colectiva.

Aquells “xics d’or” van aconseguir fer que una gran massa social vibrara en el bàsquet i van potenciar la seua expectació. Tot el món coneix als Navarro, Gasol, Felipe Reyes… Esta comparativa d’eixa selecció dins i fóra del camp em serveix per a extrapolar el cas a l’àmbit local. Poques vegades un partit havia generat tanta expectació a Morella. I no parlo de futbol. Ni de la categoria masculina. Ni tan sols d’un esport professional (pareix que la importància de l’esport va en eixe ordre). Em referisco a eixe grup de xiques de 15 i 16 anys que en el seu treball, qualitat, constància i esforç han superat les muralles més altes. No soles aquelles barreres genètiques evidents -pareix que a la costa mengen molt més-, sinó la capacitat de transformar la timidesa quotidiana en el protagonisme i la responsabilitat a la “canxa”.

Desconec si juguen o no juntes fóra de la pista. Però no dubto ni un moment de la seua sencillesa i amistat. Avui, al rebre el CBF Morella un homenatge a l’Ajuntament pel seu tercer lloc autonòmic ho han tornat a demostrar. En el moment en el que la capitana anava a pronunciar unes paraules, l’emoció ho ha impedit. I, les seues companyes s’han alçat a abraçar-la. L’equip, unit dins i fóra de la pista. En la victòria i en la derrota. Al principi i a la fi de la Final Four. Una gran lliçó. Xiques, arribeu on arribeu, no pergau mai eixa humilitat. Haveu sembrat la semilla de l’èxit.Image