#MarcaEspaña

abc-topicos-espana--644x362-1

(Tópicos a los que se asocia la #MarcaEspaña, según una noticia de ABC)

Hay que potenciar la #MarcaEspaña. Así se perjudica la #MarcaEspaña. No manchen la #MarcaEspaña. Cada día, son más los políticos que usan este término, al parecer como la imagen de país que fuimos y hay que volver a ser. Un concepto surgido en los últimos tiempos, para recuperar esa senda y decirle al mundo las virtudes existentes en nuestro territorio. Pero, el uso pedante de este concepto ha nacido en un momento de dificultad económica, de una crisis que se está llevando por delante los cimientos del Estado del Bienestar que hemos conocido, en un escenario de más de cinco millones de desempleados o, de una preocupante crisis moral que vemos a diario. Y, por ello, hay que preguntarse ¿qué es la #MarcaEspaña?

Una marca es un signo que distingue un producto de otro. Es la identidad de un producto. Podríamos decir que el término #MarcaEspaña parece inspirarse en el famoso anuncio de Campofrío o, viceversa. Es decir, en decirle al mundo que somos campeones del mundo, que tenemos aeropuertos como en ningún sitio, que exportamos la alta velocidad a China, siete Óscars de Hollywood, que exportamos la generación de jóvenes más preparada de la historia, que las abuelas luchan con su pensión por mantener a sus hijos y sus nietos, que tenemos yayoflautas…  Dentro de #MarcaEspaña también parece que se podría incluir la paella, las sevillanas, el flamenco, las chirigotas, el cocido o el jamón, el AVE a todas las capitales, la creación de empleo, las empresas… Esto es lo que se extrae de la definición de #MarcaEspaña de la página web oficial del Gobierno.

.

Si observamos el comisionado que forma parte de la Marca España, se supone que las grandes empresas que realizan Expedientes de Regulación de Empleo de miles de trabajadores intentando pagar veinte días, también son #MarcaEspaña. Así, #MarcaEspaña son multinacionales enormes, algunas salpicadas por casos de favores públicos y beneficiarias absolutas de la burbuja inmobiliaria que ha destrozado el país. ¿Se imaginan que una pequeña empresa que nace en la crisis y que con trabajo, esfuerzo e innovación, consigue llegar a los cien trabajadores? Pues eso está muy bien, pero nunca formará parte del gran núcleo de la #MarcaEspaña.

2012072735PAIN---THE-ECONOMIST

(Portada de The Economist)

Es decir, #MarcaEspaña es el mejor ejemplo de la peor publicidad. #MarcaEspaña es negar el momento de crisis que afecta a la marca para camuflarlo y seguir sacando pecho de lo que somos y hemos sido. Imagínese que IKEA siguiera obviando el grave problema con la carne de caballo o de otras sustancias y animales de sus restaurantes y, día a tras día dijera: “vamos a seguir vendiendo la misma carne porque nuestra carne es sinónimo de la mejor calidad”. Ocultar el problema, enrollarse una bandera y promocionar las amenazas bajo un supuesto signo distintivo positivo es vendarse los ojos e ir destrozando esa marca. Si no, que se lo pregunten a Camps o Fabra.

Todo el mundo sabe los atractivos turísticos, populares y culturales que tiene España. Unas características que hay que seguir promocionando para atraer visitantes, pero que poco tienen que ver con el uso que la política hace de #MarcaEspaña. Por desgracia, hoy en día, la #MarcaEspaña son cinco millones de parados, crisis financiera, corrupción hasta en la corona, AVEs para todo el mundo, aeropuertos al lado de casa, déficit… Al menos, es lo que somos de cara al exterior y, más aún, al interior. Pero siempre quedará lo que hemos sido. Y el recurso de tapar con una bandera los problemas. Y por esto, le enviamos chorizo a la Merkel y salchichón a Moody’s. Así somos los españoles. Creadores de la #MarcaEspaña.

Chapapote ideológico

Poder e información han caminado juntos a lo largo de la Historia y de las civilizaciones. Image(Momento en el que trabajadores de Canal 9 interrumpieron un informativo para protestar por el ERE)

En la mayoría de estas sociedades, los actores sociales utilizaban a la opinión pública para conservar su status quo. En los tiempos actuales, esta situación se ve variada en la forma, pero no en el fondo. La opinión pública se configura en una pieza fundamental del engranaje democrático, pero la forma de comunicarse con ella varía a raíz de la mediatización.

Los medios de comunicación son el espejo en el que la sociedad busca conocer una compleja realidad. Ocupan un espacio de centralidad informativa y, se convierten en el principal objetivo de los actores políticos. Quién rechaza ese altavoz en nuestros días. Todo saber otorga poder y, los periodistas son profesionales que, sin ser expertos en (casi) nada, manejan un elevado caudal informativo. Incluso, su profesionalismo es capaz de tumbar gobiernos.

El control de la información se convierte en una necesidad para muchos gobiernos, que no pueden admitir que un periodista evidencie una situación contraria a sus intereses. Esa obsesión por la privación de la autonomía profesional, unida a la descreencia de las posibilidades y ventajas de una radio televisión pública, llevó hace una semana, al gobierno valenciano a ejecutar el mayor ERE en una empresa de este territorio. De una forma sectaria, arbitraria y cruel, irán cayendo 1000 profesionales, muchos de ellos con más de 23 años de carrera en esa casa, a la que accedieron con oposiciones aprobadas.

La ejecución del ERE de RTVV es dar un paso de gigante hacia la autodestrucción. Image(Programa de Joan Monleón, donde el “A guanyar diners” se hizo famoso)

Canal 9, hace una década emitía programas arraigados a este territorio que eran líderes de audiencia. La sociedad se identificaba con una televisión pública en valenciano, plural y con cierta calidad. Ahora, tras el paso de tres gobernantes de un mismo partido político, sus registros de audiencia son inversamente proporcionales al trabajo que podrían desarrollar sus profesionales.

Denuncias por acoso, sobredimensión de la empresa, directores colocados a dedo, protestas en el plató, deuda de más de 1000 millones de euros, periodistas exclusivos para determinados presidentes, despidos por mail, gente encadenada en la puerta… son algunos de los ejemplos ilustrativos del desastre de esta institución. La mancha negra que se expande por todo lo relacionado con RTVV, como si de chapapote se tratara, tardará mucho tiempo en limpiarse. Y será difícil hacerlo, porque esos lodos avanzan muy rápido y hacia otros niveles, impidiendo ver cualquier resquicio de transparencia.

*Un pequeño granito de solidaridad para todos los que han sufrido el ERE de RTVV, así como a los compañeros de otros medios como el Levante. Y, también un artículo de liberación por los problemas para seguir con un proyecto personal.

Fahrenheit 451

ImageEl periodismo atraviesa su momento más delicado en España. La crisis económica está haciendo mella en las redacciones y se va cobrando innumerables víctimas en todas ellas. Prácticamente todos los medios han pasado o están pasando por los sangrantes expedientes de regulación de empleo, que al final reducen las plantillas y merman la calidad e, incluso credibilidad, del propio medio. Otros muchos medios han tenido que echar el cierre por estos motivos.

Los medios de comunicación son uno de los tres conjuntos de actores fundamentales en el escenario político, junto a los representantes políticos y la sociedad. Son los intermediarios y los que vigilan el comportamiento de los que atesoran el poder. Son una pieza clave de este sistema y es necesario que sean fuertes y que ejerzan profesionalmente la profesión. Además, claro está, del papel que tienen los medios en las cuestiones cotidianas al margen de las políticas y de esa visión de la realidad que nos transmiten y, que en muchas ocasiones consiguen emocionarnos con historias magnificas. Porque, que no se olvide, los periodistas son contadores de historias.

La situación actual es muy grave para todos los medios. Aunque es especialmente más difícil en los impresos. Cada vez se está reduciendo más la paginación, se cuenta con muchos menos recursos, se tira de fuentes primarias y no se encuentran salidas a esta larga crisis. Aquí podría abrirse el debate con el que llevo conviviendo más de cinco años sobre el fin de la prensa escrita por la expansión de Internet o su supervivencia en el sistema actual, pero lo dejaré para otro día. Hoy, no se por qué, me ha venido a la cabeza aquel relato de Bradbury llevado al cine por François Truffaut en los años 60. Aquel régimen autoritario que quemaba todos los libros, para crear una sociedad analfabetizada.

La idea de este relato y de la película es genial. Una sociedad inculta es más fácil de manipular. Sólo hay que ver cómo actúan los regímenes totalitarios en este aspecto. Cuanto más ausente está la sociedad y menos conoce, es más fácil imponer una serie de políticas.

Muchos periódicos ya han ardido a 451º Fahrenheit en lo que llevamos de crisis y, otros lo pueden hacer en los próximos meses o años. Pero lo que tengo claro es que el periodismo superará este momento actual. En aquél relato y film, la sociedad se sobreponía a la quema de los libros, fundiéndose con la cultura popular. Es decir, superando las adversidades con ingenio y manteniendo vivo este patrimonio común. No se cuál será la salida del periodismo, pero sí que entiendo del romanticismo de esta profesión.

***Escrit pensant en tots aquells que estan que s’han dedicat a esta professió o que l’han estudiada i que estan patint les conseqüències d’esta llarga crisis